conker-isotipo LA FOTOGRAFÍA CONSTRUCTIVISTA

LA FOTOGRAFÍA CONSTRUCTIVISTA

CONKER BLOG

En consecuencia, a su forma de gobierno y sistema religioso, el arte en Rusia experimentó una tradición iconoclasta durante todo su periodo imperial, en especial durante los últimos años del zarismo a finales del siglo XVIII y principios del XIX, momento en el cual encontraría su caída el mandato de Nicolás II a manos de la Revolución Bolchevique. Sin embargo, durante esta última etapa imperial, las nuevas tecnologías puestas a servicios del arte y algunas iniciativas (principalmente cortesanas) promovieron la experimentación de la fotografía y el consumo del incipiente cine comercial. Aun así, el arte- aunque ahora más común entre las clases populares- continuó al servicio del zarismo, documentando su grandeza y la opulencia de la burguesía. En medio de este panorama de expresiones artísticas incipientes y del convulso estado social que atravesaba la nación, surgieron una serie de movimientos artísticos ligados a las aspiraciones socialistas y del inminente cambio de gobierno. Estos movimientos serían los encargados de transformar el arte ruso más adelante y marcarían la iconografía del período de la revolución para la posteridad.

El constructivismo fue uno de los más representativos en la segunda década del Siglo XIX, sin embargo, no tomó fuerza sino hasta el triunfo de la Revolución en 1917. Apareció a la par con los movimientos espiritualistas del arte ruso y a la vez se vio fuertemente influenciados por ellos: el Suprematismo de Malévich y el arte abstracto de Kandinsky. El constructivismo promovió una estética que se aproximaba a la arquitectura y se caracterizó por la construcción de composiciones con figuras geométricas y una importante fijación en la máquina como elemento activo de la sociedad.

Tuvo repercusión en diversas expresiones artísticas como la pintura y la fotografía y en el diseño de modas y carteles de propaganda. Esta última actividad tuvo un gran apoyo de la nueva Unión Soviética y su uso publicitario sería una gran influencia para el futuro uso de la tipografía como la conocemos actualmente. En realidad, fueron pocos los autores constructivistas que utilizaron la fotografía para sus obras, como el Lissitzky y principalmente Aleksandr Ródchenko, pero lo hicieron de tal manera que llevaron al movimiento a su máxima expresión, expandiendo las formas artísticas a combinaciones y mixturas entre imagen, diseño y palabra nunca antes vistas. La producción fotográfica constructivista apareció a partir de 1920 y se caracterizó principalmente por el componente social, los encuadres oblicuos, los planos cenitales y nadir, los picados y los contrapicados, la experimentación con figuras geométricas, fuertes contrastes de luz y sombras, y una muy importante utilización de los fotomontajes, una gran influencia de los dadaístas.

Esta experimentación fotográfica además de tener una imprenta autoral auténtica, aprovechó todos los recursos que proporcionaba el avance tecnológico en su momento, constituyó una expresión supremamente valiosa para los intereses artísticos y sociales de los autores constructivistas. Ya reconocería Ródchenko en 1924 a la fotografía como el medio artístico por excelencia en su momento, dejando en evidencia que la imagen manifestaba ideas más agudas que las palabras.

Ir arriba
conker-isotipo

MUY PRONTO ESTAREMOS EN CONTACTO. ¡YEAH!