conker-isotipo REALIDAD EN LA NARRATIVA AUDIOVISUAL

REALIDAD EN LA NARRATIVA AUDIOVISUAL

CONKER BLOG

Desde la aparición de las primeras imágenes en movimiento logradas gracias al desarrollo de los mecanismos de obturación introducidos por la fotografía, la realidad ha sufrido cambios en la manera de abordarla dentro del cine. No es que la realidad sea un tipo de componente al que se acuda o no dentro de una obra cinematográfica, sino que su obligada inclusión fluctúa debido a diversos factores que son determinados por la forma en la cual se asume la realidad, y que se ven reflejados en las decisiones de directores y autores, como el tratamiento estético y el tono.

De esta manera, se pueden dar casos en los cuales se busque encaminar una obra hacia una cuidadosa y casi fiel copia de la realidad, en otros hacer uso de universos fantásticos alejados de nuestro mundo humano real y tangible, y en otros casos a un espectáculo audiovisual que busca el estímulo sensorial. Además del sello personal que cada director puede estampar, es común que actualmente se empleen con mayor frecuencia, gracias a los desarrollos tecnológicos que nos brinda el presente siglo, los efectos especiales tanto visuales como sonoros, para potenciar el realismo del cine. La realidad puede ser tratada desde diferentes puntos de vista según los intereses de cada realizador, eje sobre el cual desarrollaré este ensayo.

Para profundizar más en el concepto de realidad según el tratamiento de una obra audiovisual, se deben tener en cuenta las pautas y códigos que se establecen en cada caso nombrado anteriormente, para finalmente comprender las relaciones que se establecen entre el espectador y la película, entre el receptor y lo que se ve en pantalla.

En el primer caso, de una aproximación meticulosa a una realidad específica, las intenciones por las cuales se lleva a cabo tal acercamiento responden a una forma, a una mirada, a una forma de asumir la realidad de un realizador. Esta mirada genera un realismo, en el cual se ve identificado directamente el espectador, ya sea por hacer parte de un público objetivo, por su relación ideológica, o simplemente por la afinidad con el mensaje contenido en la narración, pues a fin de cuentas las temáticas del cine son universales y hacen alusión a las vivencias atravesadas por emociones que componen la experiencia de la vida humana.

Que se creen realismos no quiere decir que todo lo que esté contenido en la obra posea una verosimilitud creíble, o que goce de una lógica obediente al universo narrativo, pues para esto debe tejerse una armonía entre los elementos y las reglas del universo creado. Esta verosimilitud no suele ser alterada en este primer caso de acercamiento a una copia exacta de la realidad, pues sería totalmente ilógico la incorporación de hechos no coherentes con las reglas establecidas en el mundo real. Sin embargo, en el segundo caso de la fantasía, la verosimilitud pasa por un caso levemente diferente. En la creación de un nuevo universo fantástico, se establecen reglas que deben ser cumplidas para el cumplimiento de una lógica acorde a tales códigos, y que no creen sobresaltos entre la credibilidad de las acciones llevadas a cabo.

En el tercer caso, que se refiere a una experiencia sensorial audiovisual, podemos encontrar los mismos cánones de verosimilitud y realismo nombrados anteriormente, sin embargo, con un tratamiento visual y sonoro mucho más explorado y explotado. De esta manera el espectador logra una conexión más instantánea con lo que se muestra en pantalla, pues aborda sus sentidos y percepción desde un primer momento, los efectos hacen que el foco de atención se centre en la majestuosidad del espectáculo que se muestra ante ellos, acercando más al cine a la ilusión. No obstante, el recurrente uso de estos efectos no quiere decir que el cine pierde su brújula de reflejar la vida humana en estas obras. Lógicamente no lo hará con la misma potencia e impacto que pueda lograr en el espectador una película realista, o una creación fantástica obediente a su lógica, pero la conexión persiste.

No importa la manera en la cual se aborde la realidad, no importa de cuánto realismo pueda impregnar un autor una obra, no importa la magnitud del  espectáculo visual y sonoro a través de efectos, si la narración logra esa verosimilitud de lo que se cuenta de una manera bien lograda, la identificación del espectador con esa sensación de realismo que lo llama a indagarse acerca de su realidad, puede ser igual de poderosa en cualquiera de los casos, pues el cine siempre estará encaminado sin importar su multiplicidad de géneros a reflexionar acerca de la vida humana.

 

Ir arriba
conker-isotipo

MUY PRONTO ESTAREMOS EN CONTACTO. ¡YEAH!